Un Blues Motel lleno de Heroico Orgullo Stone (CRONICA de Blues Motel y Heroicos Sobreviviente en Teatro Vorterix 08-11-14)

Lo que se vivió el sábado en Vorterix fue la unión de dos bandas de rocanrol, con un orÍgen muy parecido, del barrio de Tigre, con la misma impronta rocanrolera, Stone. Heroicos sobrevivientes celebrando sus 27 años, incluido un parate en el medio, cuando su voz Segundo Gassiebayle se fue a vivir a Europa y Blues motel con sus 25 años.                                                                            
Espíritu de comunión que se repite en muchas de las bandas que cubrimos últimamente pero acá, era la primera vez que estas dos bandas tocaban juntos.

Este espíritu se vivió no sólo en ellos, con un final, donde las tres últimas canciones del set de Heroicos Sobrevivientes, estuvieron en el escenario todos los músicos de Blues Motel, con cuatro guitarras al palo, dos bajos, las dos voces líderes; sino que también se vivió en el público.
Si bien hay mucho de su público que es compartido, porque de hecho a la salida del recital esto era lo que mayormente nos comentaban; que seguían a las dos bandas hace muchísimo tiempo; en algunos casos, sí había preferencias o algunos seguidores que iban más por una banda que por otra, pero todos, resaltaron como lo más importante de la noche el hecho de haberse juntado por primera vez en un mismo escenario.
El propio Gaba Diaz agradeció al final diciendo que era algo único. Lo mismo hizo Segundo.
El show de Blues-mo empezó puntualmente a las 20.30 horas. nosotros llegamos a las nueve y ya iba por el séptimo tema. En total hicieron un set de 16 canciones, así que fue un buen show y algo que BluesMotelno paso otras veces con shows tempraneros fué que, a esa altura, ya la gente estaba toda, agitando. Acá creo que todos sabíamos que Blues-mo era la primera y que tendrían un tiempo limitado, así que para no perderse nada había que estar temprano. Particularmente, y como siempre resalto que la vida personal se tamiza con las bandas, tenía muchas ganas de volver a ver a Blues-mo porque la ultima vez que los vi fue en Cemento en 2004, un jueves cerrando una maratón de bandas. Ahí, ya el público de Blues-mo me sorprendió. Pibes y pibas de 19/ 20 años con las polleritas de jeans, las Topper blancas, los flequillitos, y ese cantito típico: “Cómo no vas a querer ver a Blues motel y después coger”. En ese momento, yo estaba sola, al otro día tenia mis obligaciones ya y pensaba estos se van todos a eso, yo a mi casa, al otro día a las seis arriba para entrar siete y media a laburar. Asi que el sábado, esperaba encontrarme con esa misma escena, de flequillitos, zapatillas y polleritas de jean. Pero lo que no me di cuenta es que, como yo, con el que me iba a reencontrar era el mismo público de ese Cemento en 2004. La mayoría de treinta años y más, con la misma efervescencia rocanrolera pero ya, como decirlo, más asentados.
BluesMotel3

En Blues-mo, el rocanrol se vino todo con “Rocanrol en la carretera” con Gaba Diaz en la armónica, una de las canciones más viejitas de la banda, del primer disco del año 94 o con Rodar. El público acompaña como siempre con ese cantito viejísimo del “como nos vas a querer, ver a Blues motel y después coger”, y que los músicos de Blues-mo tomando la voz del público, así titularon al último disco compilado que sacaron en 2012, sola la parte de ¿Cómo no vas a querer?
La humildad de Gaba presentando a toda la banda completa en la anteúltima canción, introduciendo al guitarrista como su socio inseparable, Adrián Herrera, donde dijo algo que estuvo bueno: “Somos dos bandas independientes, por algo será que seguimos con el rocanrol”. Porque les gusta y disfrutan lo que hacen sencillamente. Se fueron, pero la gente pedía más, así que volvieron con “Es hora de volverlo a hacer”, con Gaba tocando la guitarra acústica y la armónica; una canción más tranquila, no tan palo, donde se despidieron con la armónica y la batería, mientras la gente repetía: “vamos vamos blues motel”. Nos volveremos a encontrar dijo al despedirse y así fue, como anticipamos, al final del show de Heroicos.Heroicos002

Blues-mo hizo 16 canciones, Heroicos 15, así que fue una noche que lo valío. 

Se notó un poco que Heroicos eran los que cerraban porque si bien en Blues-mo hubo muchísimo agite, en Heroicos fué todavía un poco más. La parte del recital que más me gustó fue después de sexta canción, más o menos, cuando Fernando Pita, el guitarrista se llevó toda mi atención. Hasta ahí, yo que no había visto a Heroicos nunca, no me detuve en nadie en particular, pero ya para esa parte, después de dos buenos rocanroles, como Viciosa y Jinete, Fernando Pita cantó la balada de Reina del underground, atrapando todas las miradas para ese lado derecho del escenario donde él estaba y que provocó que al terminar, se le cantara eso de: “Es el Fer pita rocanrol”.
 Toda esa parte fue muy suyaHeroicosSobrevivientes. En Rodar mi alma, que fue la anteúltima antes de que se cerrara por primera vez el telón; Fer, se puso como al borde del escenario sacándole lustro a su guitarra y en el momento que esquivó los cables para irse para el lado de atrás, se cayó de espalda con la guitarra adelante. Segundo y el plomo enseguida se ayudaron a levantarlo, pero él siguió haciendo de las suyas, como si nada. La respuesta de cómo reaccionó frente a ese tropezón, fue la manera en cómo terminó la canción. La batería, el teclado, la otra guitarra y el bajo habían dejado de tocar y él, cerró el tema con una parte de la novena sinfonía de Beethoven, el himno de la alegría, mientras Segundo lo miraba de reojo y el público estalló nuevamente con el Fer Pita rocanrol. Así es como se toman las cosas, pensé, obvio con alegría. Cerraron esa parte con Resurreción.
Cuando se aHeroicos004brió nuevamente el telón para los bises, nos encontramos con que estaban en el escenario todos los músicos de Blues-mo. El baterista de Heroicos, el ex Redondos Walter Sidotti, que se había cambiado con el baterista de Blues mo, Maxi Larreta. Estaban las cuatro guitarras,; estaban los dos de Heroicos, Luciano Candenas y Fernando Pita, con Adrián Herrera y Pablo Piedrabuena de Blues-mo. En el bajo, estaba únicamente el de Blues-mo, Ariel Herrera. Claudio Bruguera de Heroicos se sumó en la segunda canción. El tecladista era el de Heroicos, Federico Sellas, pero atrás de él, se lo veía al de Blues-mo sentando viendo al público. Con todo el plantel de Blues-mo arriba, la canción fue justamente de ellos, una de sus más conocidas, que se habían aguantado de hacer durante el show para esta perlita. “Dame magia” con Segundo tocando la guitarra y Gaba Diaz en la voz. En la siguiente, Walter Sidotti nuevamente a cargo de la batería, se sumó Claudio Bruguera porque llegó el turno de hacer una de Heroicos, también histórica, como “Bienvenido al hotel”, donde Segundo la cantó sentado en el suelo, mientras Gaba tocaba su armónica.
Heroicos005La última fue el mejor cierre; con todos, y hasta con un Walter Sidotti que, humildemente, le dejo el espacio a Maxi Larreta mientras él bateaba en el aire al costado del escenario. 
Como diría Francella: “Uno puede cambiar de casa, de barrio, de religión, de novia pero hay algo que no puede cambiar y es la pasión”. Y ahí estaban los Rollings Stones, porque hicieron todos juntos el cover “Symphaty for the devil”, que para mi significó hermanar ese origen común ese árbol genealógico, esas raíces comunes de estas dos bandas. Pero no sólo ellos los que volvieron al origen con esta banda, un poco todos los que estábamos ahí; volvimos a ese origen, a esas raíces, porque mientras ellos se abrazaban y se saludaban, el publico cantaba: “Son los Heroicos y Blues motel”. 

Ahí estaban las esquinas, los vasos, los besos, las polleritas de jeans, los flequillos, las noches de Topper, playa y Cemento. Ahí nos salió todo de una, por los que se fueron un 30 de diciembre de 2004… por los que están…por los que estamos…escupiendo todos de adentro… ese Orgullo Stone.  

Escribió Yanina Mazzarella
Fotos de Nadia Guagui
Para www.pasalaonda.com.ar