La afirmacion de las expectativas (Vudú en Makena 25-06-16)

Desde el año pasado que vengo escuchando hablar y hablar de Vudú; “tenes que escucharla”; “el vivo es demoledor”; “es una banda que te genera o te genera”; “tiene una onda zepelliana”; “el cantante se come el escenario” fueron algunos de los comentarios que llegaron a mis oídos; auspiciosos en su totalidad, por cierto.

Este Sábado 25/06 finalmente cuadró que se me de el momento de formar una opinión certera sobre ellos. En una de nuestras casas, compartida con la banda; Makena, fue que finalmente pude verlos.

La noche arranco con Chicos Vaca, también de la ciudad santafesina. Prolijos, armaditos y pocas sensaciones mas nos dejaron los invitados; que en algún pasaje del show nos dieron la primera aparición de Ike Parodi en las tablas.

Ahora si; VUDU TIME!!! Alrededor de la 1 de la matina se subieron y, con la total tranquilidad de quien lleva años en su oficio, nos empezaron a volar las pelucas. Claro, la banda ya lleva mas de 15 años en la ruta y eso se nota de acá a Rosario, como mínimo. Lo primero que me llama la atención es el bajo de Nahuel Antuña; que es robusto, extremadamente rítmico y tiene una presencia preponderante; al igual que sus compañeros, pero, no puedo mentir; mis antenitas dispararon inmediatamente para ese sector.

Con el pasar de los temas tengo el tiempo de ir deteniéndome en cada detalle que mis ojos y oídos perciben. En viola lo tenemos a Willy Echarte, de un parecido importante con el Tano Marciello; física y musicalmente, que disfruta luciéndose para la muy buena cantidad de público que fue a ver a los muchachos. Más tarde voy hacia la batería de Mario Laudino. Desde el primer tema al ultimo, este hombre no le afloja un segundo; una consistencia tremenda bancando el beat que en muy pocos momentos abandonó el frenesí.

Por ultimo, me toca contarles sobre la voz; Ike. Que decir de un tipo que no se despeina, en sentido figurado, para llegar a cualquier tono como si simplemente estuviese conversando en un café o en la barra de algún bar. Les puedo contar además que se encarga en ocaciones de tocar la viola, la pandereta y hasta se atreve al teclado midi; no le falta nada al muchacho. Ah…también charla con la gente; agradece despreocupada y sinceramente el aguante. Tampoco deja de ponerle el alma a toda esa patada de rock que te golpea en la nuca, esa que lo hace tirarse al piso cuando el jam se apodera frenéticamente del escenario por ejemplo. Esos pequeños detalles (?) pude apreciar y quiero compartirles.

Hubo invitados si, no podían faltar. Vino la devolución para con el cantante de la banda telonera, Nicolas Pombo; y para descocerla en armónica, se sumo Fede Lopez de La Borgoña.

Se despidieron dejándonos con algo de ganas y digo algo, justamente, porque lo que dieron fue suculento, satisfactorio pero uno siempre quiere mas…

En fin, no hay nada mas gratificante que hacerse espectativas y que las mismas queden colmadas. Dar la razón a quienes me venían sugiriendo a esta banda y sumarme a hacer lo mismo para que el boca en boca siga creciendo…a la vieja usanza; o acaso no es así como se dan las cosas geniunas? Vudú realmente lo es…

Escrito por Cristian Devoto

Ph.: Nadia Guagui