Hermanos dejando el corazón en la fiesta, por un sueño (CRONICA de El Bordo en Estadio Malvinas Argentinas 04-10-14)

“Hermanos compartiendo un sueño, una ilusión, juntos gritando al viento… dejando el corazón…”

Así, El Bordo nos decía hola a todas las almas presentes el Sábado 4/10 en el Estadio Malvinas Argentinas, pero vale aclarar, que la historieta arrancó bastante antes en esa noche de lluvias.

El bordo en Malvinas Argentinas

El turno de abrir la gala de la presentación del 6to disco de los surgidos en el Colegio Carlos Pellegrini, estuvo a cargo de la 5ta del Lobo, seguido de los muchachos de La Condena de Caín, que dieron un show a la altura de lo que se vendría después; demostrando que en unos años, podrían ser ellos mismos quienes se encargaran de cerrar una noche como la que les estoy empezando a contar. El detalle lo puedo poner en el momento que el imprevisto apareció, muteandole la viola a Matías Westerkamp que no logro alterar ni siquiera un apiz la vibra que se generaba desde el escenario hacia abajo y viceversa. Ninguna novedad para quienes alguna ves escuchamos a la banda que estará festejando sus 10 años de vida el 30 de este mes en el Uniclub.
Como no podía ser de otra manera, la presentación oficial del disco “Hermanos” tenía que empezar con su tema homónimo; toda una muestra del momento por el que estánEl bordo pasando los bordolinos hoy por hoy, marcando ese punto de maduración de quien sabe lo que esta haciendo al detalle; arrancamos apenas tranqui hasta que el bajo de Pablo Spivak nos levanta, la bata de Miguel Soifer nos sacude y se da pie al primer pogo de la noche y al despliegue de un trapo gigante que ocupa toda la platea frente al escenario. El Bordo mode: Rocking heads.


Si bien la idea era presentar la última placa, era de esperarse que se fueran filtrando los clásicos y con ellos los invitados. El primero en aparecer fue Eli Suarez de Los Gardelitos solamente con su viola en ¿A dónde vas? ; luego fue el turno de Santi Aysine de Salta La Banca, infaltable por la gran amistad con Ale Kurtz, en “Jazz Barrial” y volviendo ya a la excusa de semejante fiesta, las cuerdas de la Orquesta Fernández Fierro junto con el productor Ale Vazquez en la primer presentación en vivo de “En mi locura”.

Se dieron varias situaciones particulares que hicieron que la noche tuviera condimentos extras por doquier. Por ejemplo, se dieron el momento de festejar los 10 años de la salida del segundo disco de la banda, “Un grito en el viento” tocando algunos temas; dedicaronEl bordo “Cansado de ser” a las familias, para reforzar la tónica de la noche; no dejaron afuera a todos eso locos que se recorren la distancia que haga falta para verlos con “La Banda” y se mandaron un enganchado descomunal de “En la vereda de enfrente” con “Live and let die” donde el cantante mostró toda su destreza con el idioma del norte reafirmando que es una de las voces distintas de su generación.

Como en todo recital, en algún momento había que parar y ellos lo hicieron también a su manera. Cortaron en tres oportunidades, que se fueron alargando a medida que se fueron dando, pero sin hacer la espera cansina o aburrida; los eligieron los momentos, demostrando que tienen bien adquirido el timing de como se hacen estas cosas.

Después de dos horas y media de pasar por un extenso recorrido de pura cepa bordolina se empezaron a despedir, no antes habiendo presentado todos los temas del nuevo disco. En cuanto a lo sonoro, creo que nadie esperaba menos. También considero que la incorporación al teclado de Leandro Kohon, además de su hermosa armónica, les da más balance y les amplia las posibilidades de ahondar en esas melodía que saben lograr y que claramente plasmaron en este nuevo material. También quiero destacar el uso de las visuales y las luces, que acompañaron creando mas clima a una noche que los tuvo y muy presentes.

El bordo
Siempre ante un show uno se crea determinadas expectativas; no hay nada más agradable que caer en la realidad de que no fueron en vano, que quedaron totalmente satisfechas; por eso, no quiero dejar de mencionar la fiesta que armó el público acorde a la ocasión. La logística para mostrar los trapos fue de ingeniería realmente. Banderas, pogo, mucho pogo y más allá de algunos comentarios de gente “superada” que me fui encontrando en las redes en la semana, me da la sensación que en su enorme mayoría los que estuvieron tuvieron ese mismo sentir que antes les describía.

El-bordo-7Arrimándome a otro plano, pienso en que El Bordo es una banda que viene remando hace varios años, 17 para ser exactos, y que llenen un lugar como el Malvinas Argentinas no es algo nuevo, pero me quedo con el pedido de Ale Kurtz: “A ver si nos ayudan a llenar un estadio”. Ese anhelo, no es de hoy. Tampoco es de hoy saber que llenar un estadio le viene siendo esquivo a muchas bandas; llegar a tanta masividad como para hacerlo no es nada fácil, para eso se tiene que generar esa “mística” que hiso que bandas como Los Redondos, La Renga, Los Piojos o La Bersuit llegaran a hacerlo. En mi opinión, este camino que están recorriendo los puede llevar a ese escalón acéfalo; manteniendo la formula que proponen: humildad, maduración, sonido, letras, propuesta, respeto…familia…hermanos. Pero hay una condición más que podría hacer falta y sería lograr la no saturación del público en un momento de tanta oferta musical como es hoy ¿Quién dice que la presentación del 7mo disco no pueda ser esta ocasión?

Para el cierre, solo me queda contarles como lo hicieron. La decisión fué que sea con “Exisistir” primer corte de Hermanos. Así se fueron, como empezaron, tranquilos, pero rockeando y no sin antes agradecer, sin antes decirnos que: “Será hasta la próxima fiesta, adiós amigos, yo… ya me voy…” El-bordo-8

Escribió Cristian Devoto
Fotos de Tamara Noli

Para www.pasalaonda.com.ar