Festival Nuestro, bien Nuestro! (13-05-17)

Este 13/05 en Tecnópolis vivimos una nueva edición del Festival Nuestro. El sábado, tempranito, nos recibió con un sol a pleno, pero mas tarde le dejó su lugar a amenazantes nubes cargadas de agua, que por suerte no se llegaron a materializar.

Desde el inicio, al mediodía, la concurrencia fue nutridita. Claro, es que todo arrancó a partir de las 13 hs con la presentación de 9 menos cuarto en el Escenario Mate; Contravos hizo lo propio en el denominado Churro, seguido por Pampa Yakuza, y, justamente enfrente de aquel, en el Ñ, Andando Descalzo, quienes fueron sucedidos por los costarricenses de Akasha .

Sorprendió el horario de la presentación de Bersuit Vergarabat (15.50 hs.) pero se justificó en la intención de plantear el disfrute del día con un muy buen marco de público. Antes, de los legendarios muchachos de los piyamas, pudimos disfrutar del Kid. La banda de Nekro regaló energía a piacere para no faltarle el respeto a su idiosincrasia.

Ya para las 16.30, disfrutamos de “El show más feliz del mundo”. Así lo presentaron Los Caligaris, que fueron homenajeados con un mural pintado en vivo dentro del predio; claro, un Festival, tan Nuestro no podía quedarse solo en música. Tuvimos stand up, metegol, tejo, mate (sí, dejando tu DNI te llevabas el equipito completo gratarola), muestras de fotografía, charlas y una oferta gastronómica súper amplia encarada a través de food trucks.

El Cuarteto de Nos invitó a volver al escenario Ñ y nos sacudió al iniciar con “Buen día Benito”. Más tarde, estrenaron en vivo “Dejense morder”, corte de “Apocalipsis Zombie” que el 19 de Agosto se presentará oficialmente en el Luna Park . Cerraron la presentación, que tuvo algún altibajo en la voz de Roberto Musso, con “Yendo a la casa de Damián” con todos saltando, todos contentos. A continuación, llego el Chango Spasiuk, la sorpresa del festival sin lugar a dudas, con un formato acústico que incluyó la participación de Ricardo Iorio interpretando, entre otras canciones: “Se vos”.

La tarde empezaba a caer y llegaban Las Pelotas. Metieron una lista muy similar a la que hicieron, tanto en Cosquin como en Baradero, la única diferencia: agregaron más hits todavía. Escuchamos “Si pudiera”, “Que podés dar”, “No estás”, “Personalmente”, “Será”, “Bombachitas Rosas”, “Día Feliz” (con Gabriel Dabar), “Sin Hilo” y “El ojo blindado” (con Fer Ruiz Diaz) entre muchos más de sus grandes temas; pero no fue todo, cerraron con “Capitán América” de modo que el único de los infaltables que quedó afuera fue “Shine”. En el momento en que finalizó la presentación, no hizo falta más nada a mi entender, pero hubo más.

El Festival continuó con la presentación de El Kuelgue seguida por LA banda más concurrente de la noche: Las Pastillas del Abuelo. Los liderados por ese asombroso fonador constante que es Pity Fernández, regaló una muy buena muestra de su repertorio que arrancó con “Tantas escaleras” y para el cierre llegó “Skalipso”; tema metido, intencionalmente, en el olvido de las performances, rescatado para dedicarlo a la agrupación “Mamá cultiva”, aplausos. Más tarde, llego el show de Sumo X Pettinato y el cierre estuvo a cargo de Nonpalidece para dibujar sonrisas y relajar al ritmo del buen reggae.

La música albergó a 15 mil almas, aproximadamente, en un predio muy cuidado, en un Festival muy cuidado. Un Festival que estuvo organizado hasta en el más mínimo detalle; que cuidó a la gente, que nos brindó alternativas. Un Festival que tuvo sellos distintivos, un Festival, que aunque nos cueste creerlo, se hizo a conciencia, como corresponde, porque sí, eso también, es muy NUESTRO cuando se quiere.

Escrito por Cristian Devoto.

Ph.: Nadia Gonzalez