“Erase” una vez una banda que, hoy, sigue siendo. (La Vela Puerca en el Luna Park- 10/07/15)

“Erase” una vez una banda que, hoy, sigue siendo. (La Vela Puerca en el Luna Park- 10/07/15)

Después de pensar y pensar como iniciar esta crónica, me decidí a escribir desde el mismo punto de vista desde el que lo hice siempre, guste o no; lo viví como un fan más y así lo voy a contar.

Escucho a La Vela desde adolescente y los seguí hasta la salida de “Piel y Hueso”; desde ahí, les perdí el rastro hasta este Viernes 10 de Julio, cuando el laburo que amo pero no me alimenta, me puso por primera vez con una acreditación de prensa en el Estadio Luna Park.

Así, después de disfrutar, realmente, a la gente de Santullo, co- terraneos de los anfitriones, con su Rock Rap Criollo, como lo definió su cantante, me preste a bajar de la platea para volverme hacia un campo en el que no entraba un alfiler.

A las 22,10 hs exactamente, los “Yoruguas” arrancaban su show con un cuarteto de temas provenientes del disco a presentar, llamado “Erase” compuesto por: “Calle adicción”, Soldado de plomo”, “El primero” y “Buenas mascotas”; hasta ahí duré en el medio del mar de gente. Como arranque diciendo, los sigo hace varios años, el aguante, obviamente, no es el mismo. Como era de esperarse, el inicio tenía que ser del material de estreno esa noche; “De atar” fué el encargado de rememorar viejos momentos y de mostrarnos que el show iba a ir rotando entre los 3 capítulos de la nueva placa y los temas de las antecesoras.

Uno de los grandes interrogantes que se te plantean cuando hace mucho que no haces algo es: ¿Habrá cambiado algo? La respuesta no tardo en llegarme: no, nada. Volví a encontrar a una banda que suena de la hostia, que busca diferentes climas al armar un show, que te lleva al pogo, a la reflexión y que tiene una conexión increíble de amistad manifiesta entre ellos mismos. Si hay una o miles de situaciones que reflejan esto, la mayoría se encuentran en como se complementan la dos voces principales; el “Enano” y el “Cebolla” se viven juntando en miradas, en gestos de cariño, en el agite permanente de uno al otro y hacia el público, algo que siempre fue así.

Basta de sentimentalismo; pasando a los bifes o al chivito, como prefieran, el show también nos trajo para mirar mas allá de las figuras humanas. La escenografía nos metía en una biblioteca de algún galeón, mientras, por la escotilla reflejada en la pantalla gigante nos mostraban diferentes imágenes y, por supuesto, a aquella persona con traje de buceo a lo Cuba Gooding Jr. en “Hombres de Honor”, como en el arte de tapa, que finalmente se materializó y se dió una pasada por el escenario para marcar el inicio de otro capitulo de “Erase” en cuanto a la lista de temas.

Hablando de temas, uno de los que más canto la gente en los intermedios entre tema y tema no tuvo que ver con la banda. El “Somo´argentinos, somo´uruguayos pero chilenos no” se escucho mucho, demasiado y desde acá simplemente quiero condenarlo; el odio no es lo que predica la vela, deberían saberlo. De los otros, los que van con instrumentos, no hubo quien se quedara con las ganas; llegando al final fueron sonando los hits como “El viejo”, “Vuelan Palos”, “Va a escampar”, “Mi semilla” con la típica sentada, “Colabore” o “Zafar” con el violinista que grabó en el Dvd “Uno para todos”, Matias Craciún, que junto con Diego “Bochi” Bozzala de Las Pastillas del Abuelo fueron los únicos invitados del show.

A la medianoche cerraron con “Llenos de magia” un Luna Park lleno, con la obligación, como ellos dijeron, pero a pedido del público, de una cuarta fecha, que será el 8 de Agosto, para terminar la presentación oficial en Bs. As. de un disco que renueva la apuesta en lo musical, pero no se aleja demasiado de sus mejores versiones, dividido en 3 capítulos, cual obra literaria, que nos invita a descubrir una historia de una banda, que sigue y seguirá siendo: la vela de mi corazón…

 

Escribió Cristian Devoto.

Ph: Fantasia Realidad Fotografía