El Woodstock Argentino: Cosquin Rock 2016

Si, el título es el correcto. Probablemente sean entre 1 y 10 personas como máximo, exagerando, las personas que vivieron ambos festivales; la realidad es que el Cosquin Rock es lo más cercano al mítico festival estadounidense.

Durante varios años soñé con poder vivir esta fiesta; 15 años para ser exactos; este 2016 arranco con la certeza de saber que este sería el año para iniciar… ¿Una larga tradición de asistencias? Ojala que si.

Después de un viaje de 12 hs. nos instalamos a unas 15 cuadras del Aerodromo de Sta. María de Punilla y así continuar con esta caravana que desde el minuto 0′ ya contó con la mejor predisposición de todo ser humano con el que uno se cruzara.

Llegaba la hora de entrar al predio y efectivamente la sensación de la primeras lineas se hacían realidad. Dos escenarios gigantes en direcciones opuestas con 400 mts entre si, dos carpas de circo gigantes formando algo así como una cruz entre todas las tablas; más el “Geiser”;  copado por el aclamado “Madera micro chip” de Catupecu Machu y varios puestos de refrescos y merchandising y tatuajes y peluquería y disquería y galería y…y…y…

Como no podía ser de otra manera el comienzo fue en el escenario alternativo con el buen show de los santafesinos de Parteplaneta que preparan su primer Niceto para el 8/4. Para las 19.40 ya nos metíamos de lleno en el principal para escuchar el “vivo” de The Wailers cual “Legend” en el disco; seguida de la poco convincente actuación de Almafuerte; exiliado de su hábitat por la presencia de Malón para cerrar el Temático “Heavy”; con la habitual postura rígida de Iorio y sus frases épicas como: “El metal lleva inscripto la historia de nuestra patria” o la referencia a los compañeros de ruta como el “Mono” de Kapanga, pero sin hacer referencia a los rumores de retiro que lo rodean. Más tarde, en el “Hangar” de Córdoba, los amigos de Cartenders mostraron su crecimiento y parte de “Cartenders 2.0” su reciente material. Ya casi a las 23 hs llego el climáx de la noche de la mano de los oriundos de Quilmes. La banda que festejo sus 20 años en el Luna Park se encargo de que la diversión, el buen sonido y el pogo se hicieran presente. Desde “La crudita” y “El universal” con Fer Ruiz Diaz, hasta los clásicos enganchados de otros palos como “Darte un beso” de Romeo Santos o “Quisiera ser un pez” de Juan Luis Guerra para cerrar a todo culo con “El mono relojero” teniendo a Walter Meza, de Horcas, en escena dejando todo listo y preparado para los teloneros de los Stones. El primero fue La Berisso; una lista sentida, hasta medio bajón podríamos decir; bien echa, mucha gente cantando y no mucho más. El segundo telonero, Ciro y Los persas se encargo de ponerle fin al primer día; contó con la presencia de Micky Rodriguez en “Desde lejos” y a mas de uno nos trajo algo de nostalgia al ver tantas banderas flameando como en los viejos tiempos.

“El Cosquin Rock sin lluvia no es Cosquin” nos decía un amigo Cordobés el Sábado. No llego a ser la protagonista fundamental del segundo día, solo porque Don Osvaldo metió 34 mil personas, erigiendose como la banda más convocante de la historia del festival; pero mojo y mucho.

Arrancamos el día escuchando el muy buen show de Estelares en el principal y de ahí de vuelta al Alternativo para que Marilina Bertoldi mostrara este nuevo material; eléctrico de 3 violas, bajo, sinte y bata, haciéndole honor al nombre del escenario con una asistencia más que interesante. Después de Ojos Locos llego el tan ansiado momento de ver a la banda liderada por “Pato” Santos Fontanet.

Con una remera con la cara de Osvaldo Pugliese, de muy buen humor y mostrando una voz casi recuperada, el cantante arranco con una lista que incluyo varios temas de “Casi Justicia Social” mechados, como era de esperarse, con los clásicos de Callejeros; echos con otra onda, manteniendo el estilo pero con una vueltita de rosca diferente dejando lugar a que se luzcan los músicos, sobre todo a Fani Corsini en violín y Leopoldo Janin en saxo.

Todo venia, bien, normal…hasta que llego el agua…ahí lo inexplicable se hiso realidad cuando la euforia, el delirio y la verdadera fiesta del rock se dio vía libre en la gente y de igual manera en las tablas creando, a mi criterio, “EL” momento del festival.

Se terminó la presentación con “Suerte” que es ese nuevo himno que se encarga de demostrar una vez más que lo que cuenta es lo que se siente en la calle y no, en los inventos.

De ahí en adelante, el agua tomo más protagonismo. Eruca Sativa logro hacer su primer show en horario central del festival, seguido por el muy bueno de Guasones y más tarde La Vela Puerca tuvo que tocar solo 9 canciones por las imposibles condiciones climáticas; al igual que Nonpalidece que se encargaba de cerrar el temático Reggae. Sin embargo, se pudo dar un cierre decoroso del día, con un largo show de Las Pastillas del Abuelo cuando el mermo un poco la tormenta.

Para el último día de este hermoso festival el sol se hiso presente de a poquito para calmar la manija de tanta gente y ponerle un broche a la decimoquinta edición del “Mito de las sierras”.

A pesar del barro, puedo decir que este fue el día que mas caminé. Es que las ofertas entre los dos escenarios principales era demasiada tentación como para quedarse quieto. Arrancamos tempranito en el Temático “Spotify Rock” con el buen show de La Caverna, seguido por La Furia de Petruza, La Condena de Caín, Maldita Suerte previo a festejar sus 20 años en el Vorterix y la primera vez en Cosquin de Andando Descalzo, presentando a Diego Aput (Ex Karamelo Santo) como bajista; con nuevos y sofisticados enganches entre temas y con un Juani Rodriguez en su salsa; de un lado para el otro sacando todo su repertorio de showman.

Alrededor de las 19.30 Wallace de Massacre saludaba en el principal, que sonó muy bajo en las inmediaciones pero bien a la distancia. Después de pasar  por “Te leo al revés”; “Mi amiga soledad”; “Niña dios” y “Plan b” entre otros, cerraron con “Crua chan” logrando así el primer pogo colectivo de la tarde; alimentado por pelotas gigantes que despertaron a los niños interiores allí presentes. El segundo fue multitudinario, a cargo de Bersuit que corono una presentación que se esperaba.Es que la banda que hoy lideran el “Nuevo Pelado” Dani Suarez y el “Condor” Sbarbati hiso una lista con solo un pequeño respiro: “Aquí estamos” el corte de “La nube rosa”. Después sonaron todos hits como “El tiempo no para”; “Sencillamente” con Emiliano de NTVG, “Vuelos”; “Se viene”; el descontrolante y super actual “Sr. Cobranza”; “La argentinidad al palo” ; algún lado B de los lindos como “Zizizi” y cerraron liquidando piernas con “La bolsa”.

Cruzando los charcos, literalmente, El Bordo regaló un show como para que el 22/5 el primer Luna Park de la banda estalle. Perfección en el sonido y un set plagado de clásicos mientras que en el Alternativo; Científicos del palo la rockeaba junto con Pablo Pino de Cielo Razzo que metió el suyo aprovechando para mostrar en gran parte, su nueva placa “Tierra Nueva” en el mismo escenario que se cerro con la masiva presentación de la banda de Eli Suarez. Los Gardeles demostraron que hoy, manteniendo su esencia, tienen un lugar preferencial en la consideración del publico rockero.

Llegando de a poco al final, toco que Babasonicos se amigara con su pasado e hiciera un show plagado de éxitos con su habitual prolijidad y glamour. Para el ante ultimo show llego Las Pelotas, que hiso la lista que ellos querían tocar, manteniendo al público casi inmóvil durante el 75% de la presentación que finalizo con “Sin Hilo” seguido por “Shine” junto al líder de Catupecu que se quedo pidiendo por “El ojo blindado” como muchos; algo que no sucedió.

La frutilla del postre la trajeron los uruguayos de No Te Va Gustar. La banda se sonó todo durante un buen rato haciendo un recorrido por toda su discografía, compartiendo escenario con Dani y el Condor de Bersuit; Joaquin Levinton de Turf y como es costumbre, con la murga Agarrate Catalina que se había encargado de cerrar definitivamente, el escenario Alternativo.

Así se acabo un nuevo Cosquin Rock, dejando en todos los que estuvimos muchas anécdotas, nuevas amistades y muchisima música.

Hay quien podrá coincidir o no con mis apreciaciones, eso es lo lindo de todo esto; cada uno tendrá la suya para poder charlarlo, y si no la tuviste; no te preocupes, el año que viene hay revancha, eso si… no te pierdas de vivir esta experiencia fantástica que se asemeja a lo que escuchaste, leíste o viste por internet y en la tv de “EL” festival histórico de Rock: Woodstock…por suerte, hay uno Argentino.

Escrito por Cristian Devoto

Ph.: Trebol Fotografía/ Matias Gregori