El puntapié inicial a la FIESTA (Cosquín Rock DIA 1)

Después de un viajazo de 16 hs llegamos a Santa María de Punilla, llegamos al “Mito de las Sierras” por segundo año consecutivo.

Luego de acreditarme, entré al enorme predio y me encontré con El Bordo haciendo su presentación en el escenario principal, casualmente, el mismo que supo darnos la bienvenida en el último día del Baradero Rock.

Honestamente, ese día estuve como nene con chiche nuevo; traté de organizarme para ver la mayor cantidad de shows posibles y no perderme de ninguna de las conferencias de prensa programadas. Así fue que de ahí, me dí una vuelta enseguida por el Temático Heavy y me encontre con un Vitico que, mientras se sonaba todo, invitaba a no perderse el final del show prometiendo “Lo más cercano a Riff que podes encontrar”; cosa que no vi. Del otro lado ya estaba Salta La Banca, a quienes pude observar apenas, porque Carajo estaba en la carpa de prensa en donde respondían cualquier tipo de pregunta absurda con elegancia y repartiendo algún que otro palito para los colegas. A continuación, siguió la de los recién mecionados de “Salti”. Para variar, Santi Aysene no se calló nada. Aprovechó los micrófonos para reivindicar la lucha docente reafirmando su pensamiento de que: “El músico tiene que decir” a la vez que admitía que, ahora, las opiniones ajenas “les chupan un huevo” y se plantó en su postura anti derecha.

Luego de comprobar que dentro del predio sería muy difícil cualquier tipo de ingesta, salvo la de agua en los puestos de idratación, me crucé con el show de Rich Robinson (ex The Black Crowes). Resulta que este yanqui, muy poco conocido por estos lares, se enojó ante un público desinteresado en la propuesta y terminó el mismo a regañadientes.

Fue más tarde el turno de Los Gardelitos que dieron un show consistente mostrando su gran presente. Es que la banda liderada por Eli Suarez (hijo del recordado “Corneta” Suarez) no parece ser tan solo un trío de músicos, sino que ocupan tantos espacios en el oído humano que pareciera una orquesta. Eso sí, la propuesta de unión, de barrio, de familia, de solidaridad se mantienen intáctas y eso, es más que valorable.

Mientras sonó La 25, a su vez, Malón cerraba su escenario sonando de gran manera demostrando vigencia y ese poder característico del Metal argento inoxidable. Antes habían estado los Carajos volando pelucas, como siempre, ante una muy buena cantidad de público.

Guasones sirvió como antesala al cierre de Ciro y Los persas en lo que fue una actuación impecable de punta a punta. Un setlist de hit’s que hizo mover a las casi 25 mil personas que nos dimos cita en este inicio festivalero. Además, con Coti Sorokin como invitado, quien es el productor del nuevo disco en proceso de los platenses, hicieron “Para un amigo”; parte de este material, con definitivo futuro de hit que en su letra logra conmover. Después de haber debutado en México de la mano de este mismo festival, la banda volvió a mostrar que están en permanente ascenso.

Después de 1 hora y pico de espera, salió el ex Piojo desde una media naranja ubicada en el final de la pasarela. Hizo un show que se extendió hasta las 3 de la mañana, perdiendo algo de marco y así se fue el primer día de esta nueva edición en el Aeródromo de Sta. María de Punilla.

El puntapié inicial de este gran Festival, de esta gran Fiesta que arrancó para no detenerse hasta la madrugada del Martes 28/2 tuvó todo eso que se esperaba; pero fue tan solo eso: el puntapie inicial, porque luego vino más, mucho más…

Escrito por Cristian Devoto